¿OBESIDAD ABDOMINAL? QUIZÁ DEBA REVISAR SU INGESTA DE ALCOHOL

Por Sincope Noticias • 31 ene, 2012 • Sección: Destacada

(31 de enero de 2012) Un estudio sugiere que el consumo de alcohol a lo largo de la vida produce adiposidad abdominal con aumento del perímetro de la cintura, lo que implica, además, un mayor riesgo de mortalidad. La cerveza, peor que el vino.

Así lo reveló una investigación, cuyos resultados fueron publicados en el European Journal of Clinical Nutrition. La ingesta continua de alcohol, además de estar relacionada con la obesidad abdominal, en los hombres, provoca obesidad general con aumento del Índice de Masa Corporal (IMC).
El estudio, realizado durante nueve años, recogió una muestra de 258.177 individuos de entre 25 y 70 años, procedentes de Francia, Italia, Grecia, Holanda, Alemania, Suecia, Noruega, Reino Unido y España, según publicó el diario El Mundo.
María Dolores Chirlaque es investigadora de la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia y una de las autoras de la investigación y reveló que “éste es el único estudio realizado hasta la fecha que analiza el consumo de alcohol en una amplia muestra de personas adultas de diferentes regiones europeas y examina el papel de la exposición durante largo tiempo al alcohol en la obesidad abdominal y general”.
No obstante, el estudio señaló que los mayores incrementos del perímetro de la cintura se observan en consumos altos de alcohol, por lo que no desaconseja un consumo moderado.
Por otro lado, Chirlaque destacó que “queda ahora por analizar si el abandono del uso del alcohol, o un consumo bajo de éste, revierte la obesidad abdominal y en cuánto tiempo”.
La cerveza, peor que el vino
En el estudio se diferenció, además, los efectos que tenía la cerveza y el vino en la formación de adiposidad. Así, reveló que la ingesta de la primera genera más obesidad que el consumo del vino.
Además, la investigación reveló que los hombres que consumen más cerveza presentan más riesgos (en un 75%) que los de vino (25%). Así, los hombres que consumen más de tres vasos de cerveza incrementan (50%) sus posibilidades de tener obesidad abdominal, en tanto que las mujeres que beben uno o dos vasos diarios a lo largo de la vida tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar obesidad abdominal que las que no llegan a consumir medio vaso.
Con respecto al vino, las mujeres que toman tres o más vasos tienen más posibilidades (60%) de padecer sobrepeso abdominal que las que no llegan a beber medio vaso. Mientras que, en hombres, este riesgo se sitúa en el 28 por ciento.

Escribe un comentario

Debes registrarte para publicar un comentario.